sábado, 7 de junio de 2008

La palabra que nació.


Es tiempo de trascender los defectos y las virtudes, los miedos y las valentías. Porque es necesario ir más allá. Si me quedo aquí no llegaré al ningún lugar que me espera detrás de la puerta.

No te preguntes si lo que has dicho es pertinente. El juez de la pertinencia es el corazón mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sus comentarios siempre son bienllegados¡