viernes, 26 de septiembre de 2008

hoy me queme



Y, entonces, ¿de que sirve registrar mis palabras en este momento?

He descubierto que la nostalgia es la mejor motivación para escribir.

Ahora tengo ganas de escribir, como no tuve desde hace tiempo. Talvez me engañé, solo un poco, pero estaba harta de darme vueltas en ese carrusel sin salida. Negar algo que es verdad en el alma superficial, es ponerse una venda en los ojos para rehusarse a ver lo que duele. Pero la venda caerá, no es eterna y tampoco es un buen escudo. La luz me cegara.

Ahora mi camino es corregirme, y serme sincera, primero conmigo, para serlo con los demás.

Encontré que lo único que tengo es este momento, por lo tanto, nada más importa. Nada.

No habrá más seres miserables en la tierra cuando el mundo sepa que el único y mas grande tesoro es este mismísimo segundo.

Lo sé y sin embargo mi corazón vaga por otros desiertos, en busca de una cierta ave, que sabe que no existe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sus comentarios siempre son bienllegados¡