miércoles, 31 de diciembre de 2008

No country for good men





Todavía no puedo pensar. Ha sido demasiado para mi. Ese cuarto tan oscuro, a pesar de ser blanco, es demasiado frío, demasiado triste, demasiado vacío . No lo puedo olvidar. Tengo un nudo en la garganta y su voz aun retumba en mi corazón.
Ahora es ficción, aunque lo sienta tan real en mi, pero otras veces no es ficción. He visto dolores más crudos e incensurados, y cada que me tengo que enfrentar con ellos, descubro mi debilidad una y otra vez.
Selma dice, “ yo creí que era fuerte, pero es demasiado para mi”. Selma es demasiado buena, para un mundo de mediocres. Este mundo tan lleno de muertos en vida, hay tantos que ya mismo no caben¡ (aun me esfuerzo por salir del gremio):
“ ¿Como pueden seguir viviendo los hombres, si esta destruida su ilusión vital? ¿Qué se componen, que se remiendan para poder vegetar, arrastrando la existencia, cuando su único e incomparable recurso viene a fallarles?” (S. De Beauvoir)
Es una bonita experiencia para este preciso momento (que paradójico) en que el mundo entero rebosa de el más intenso gozo y la más profunda melancolía. Todos corren y bailan, y yo hago trizas las tradiciones que no valen la pena ser obedecidas. Enfermos de euforia descontrolada, se disfrazan de prostitutas y realizan representaciones pornográficas frente a los igualmente ebrios conductores que disfrutan, con una lascividad oculta, de esa muestra tan innegable de decadencia.
Según el calendario por el que se guía la humanidad, hoy es miércoles 31 de diciembre del año 2008. Son las 9 de la noche. Veo luces brillantes por mi ventana mientras imágenes intermitentes de mis dolores pasados interrumpen mis pensamientos.
El gato se comió la paloma, y eso es justo. Un perro ha muerto, y a nadie le importa. Son los ciclos de la vida, procesos karmicos y sus diferentes manifestaciones…
A veces, solamente me cuesta acostúmbrame. Seria aun más feliz de lo que soy si es que pudiera contemplar el movimiento de las almas sin tener que sentir una puñalada incesante en el pecho.

“Después de haber vivido en este mundo infame,
Lo menos terrible, será la muerte”
Facundo Cabral

2 comentarios:

  1. Querida K,
    me alegra saber que aun te manifiestas por esta vía. No creo que palabras externas pueda aliviar tus penas, pero si te pueden reconfortar un momento al expresar aquellas cosas mas bien inefables: Cuando te sientas mal y quieras un respiro, imagina un soplo de neblina en tu cara en una mañana fría mientras observas a miles de kodama apareciendo en el bosque a tus pies.

    ResponderEliminar
  2. cuál canción es la que dice esa frase Facundo?

    " Después de haber vivido en este mundo infame,
    Lo menos terrible, será la muerte"

    ResponderEliminar

Sus comentarios siempre son bienllegados¡