jueves, 30 de abril de 2009

El poema


Cada segundo destruir lo que soy, para poder nacer nuevamente


Un Monje Taoista


Dentro de un alma absolutamente libre

de pensamientos y emociones,

Ni siquiera un tigre encuentra cabida

para meter sus feroces garras.


Una y la misma brisa pasa

sobre los pinos en la montaña

Y los arboles de roble en el valle;

¿Y porque dan diferentes notas?

No pensar, no reflejar

Vacio perfecto;

Sin embargo algo se mueve adentro

Siguiendo su propio curso.


El ojo lo ve,

Pero ninguna mano puede tomarlo.

La luna en la secuencia.


Nubes y nieblas,

Parecen transformaciones del aire;

Sobre ellas brillan enternamente el sol y la luna.

La victoria es para el que,

Inclusive antes del combate,

No tiene pensamiento de si mismo.

Viviendo en la sin mente del Gran Origen



Taken from: http://www.teddypantelas.com/poem.htm