lunes, 11 de mayo de 2009

Sun Sensei Teachings


Una de las experiencias de kendo más enriquecedoras que he tenido, ha sido el compartir varios meses de entrenamiento con el Sensei Sun de Taiwan. La recuerdo como una etapa muy especial en mi proceso de entrenamiento, ya que cambió por completo mucho de lo que yo consideraba correcto o lo que simplemente había adquirido debido a la practica repetitiva con los mismos senseis. Diría que me abrió una ventana hacia un kendo diferente. Descubrí mis múltiples fallas, tanto en la forma como en los conceptos básicos. He aprendido tanto de él, que es imposible resumirlo con palabras. Para mi fue muy importante su presencia, igual que la de todo maestro que se dedica a enseñar de forma tan personal y entregada. Siento una cierta nostalgia ahora que ya no está, pero no es algo triste, porque él aun está presente dentro de sus practicas, que aun se llevan a cabo el dojo. Sensei Sun llegó coincidentalmente a Ecuador desde Taiwan debido al trabajo de su esposa. En Taiwan él lleva varios dojos, y los equipos que dirige han sido campeones en distintas categorías. Aquí se encontró sorpresivamente con el Kendo y después de un tiempo de entrenar con nosotros, asumió el rol de profesor. Pasaron varios meses y, por la misma razón que llegó, tuvo que marcharse a vivir en otro pais. Ahora tratamos, con mucho esfuerzo, de mantener presentes sus instrucciones, aun que a veces sea difícil, con tantas enseñanzas nuevas que nos llegaron inmediatamente después de su partida. Personalmente, voy a continuar corrigiéndome en cada movimiento, de la misma forma en que él lo hacía. Sun Sensei sabia, con precisión de séptimo dan, lo que nosotros necesitábamos para mejorar nuestro kendo y nuestro Budo. Hace mucho tiempo he estado buscando la forma de externalizar toda la gratitud que siento hacia los Kamis, que, como dice Sensei Fernando, nos cuidan tanto que nos envían un maestro tan generoso y sabio cuando más lo necesitamos. Con ese afán, quiero escribir algunas de sus ideas que se quedaron impregnadas en mi corazón, y espero que le puedan servir también a otros kenshis.


El Do es más grande que el Si o el No

En algún momento me encontré en medio de una confusión muy grande, no comprendía que debía hacer si es que dos senseis me decían que haga un cierto movimiento de formas diferentes. Pensé que Sun Sensei, al tener el grado más alto, podría dar el veredicto final a mis dudas. Le pregunte, Sensei, ¿usted que opina?, y, en su divertida mescolanza de ingles, japonés, chino y español, me dijo; "Ambos están bien, ningún sensei esta en un error". Descubrí entonces, que el conflicto lo había creado yo, y que, aun que parezca fragmentado, el camino del kendo es uno solo. Las formas son infinitas pero el corazón y la fuerza esencial son las mismas. Y creo que eso es lo que ocurre en todos los aspectos de nuestra vida. Lo que a veces parece ser un problema solo un conflicto ilusorio creado por nuestra mente.


“La vida está sin dividir, pero la mente piensa en términos de fragmentos”
Osho


Sun Sensei


Sensei hacia gran énfasis en el CeMe, hablaba mucho al respecto . Un día le pregunté si para realizar las técnicas de oji waza, era kakarite el que debía entrar primero desde To Ma (dando un paso adelante) para provocar el ataque de motodachi y entonces realizar su técnica. A lo que respondió que Ceme no es la intención de ataque materializada en el paso adelante, si no que se trata de la distancia mutua apropiada para atacar, sumada a la decisión interna de ataque de kakarite. No importa si motodachi entra primero, o kakarite entra primero, mientras se alcance la distancia de ataque apropiada y mientras kakarite tenga la iniciativa absoluta de realizar el contraataque. Al menos esto es lo que yo entendí.


La fuerza de la penetración

Así le llamaba Sun Sensei a la idea de penetrar la guardia de tu oponente para tener un ataque efectivo e imparable.

Asuntos importantes a tener siempre en cuenta para un Keiko Correcto y con buena fuerza de la penetración:

1. Matar el Sinaí del oponente: Eso se logra a través de un buen centro. Puede alcanzarse con otoshi, jarai, o sin necesidad de contacto.
2. Desarrollar el ímpetu: también le llamó grandiosidad. Para este punto es importante entrenar mucho Tai atari
3. Desarrollar la técnica (技) : destreza, waza.


Shi Zen tai

Todo movimiento del cuerpo debe ser natural. Sun Sensei pone gran énfasis en la relajación de los movimientos, si son relajados y potentes alcanzaran la verdadera naturalidad. Algo forzado que no se siente cómodo, no es natural, y esto se aplica a todo movimiento, desde ashi zabaki hasta te no uchi. Es interesante que , fuera de kata, Sun sensei no enseñaba a realizar los cortes con forma de 45 grados al cargar. En mi cuerpo he sentido que los 45 grados son menos cómodos para ciertos tipos de tsuburi. Pienso que esa era la razón por la que decía que la forma más natural era la más eficiente para Keiko de shiai y para la practica de los kihon.



¿A donde miro durante el Keiko?

Yo todavía no he comprendido cual es el mejor lugar para fijar la mirada durante el Keiko. En Kata miramos a los ojos, así que en Keiko yo también miro a los ojos, pero varios senseis me han dicho que eso no lo más apropiado. La mayoría coinciden en que se debe mirar al peto (DO), es decir, a la sección del do que está justo debajo del tsuki. Para mi es difícil, porque si no miro el rostro no puedo deducir que hará mi oponente, pero confiarme en los gestos tampoco me ha dado buenos resultados. El oponente puede descubrir mi reacción ante determinado gesto suyo. Quizá en algún momento gesticulaba involuntariamente, pero es sencillo, una vez que se cae en cuenta, repetirlo para provocar mi reacción automática y contraatacar convenientemente.
Sun Sensei me corrigió esto firmemente, decía que no debo mirar a los ojos porque son engañosos y pueden mentir. La mirada esta viva, entonces cambia constantemente y te confunde. Hay que mirar al DO.

Favio senpai sabe aprovechar este defecto mío. Me concentro mucho en mirar el Shinai y los ojos del oponente. Entonces, me trata como a un pequeño gatito, yo sigo con la mirada la punta de su Shinai mientras le da vueltitas. Esta distracción provoca que yo pierda el centro y es muy fácil para él realizar cualquier ataque.



Basado en las enseñanzas de Sun Tsu Quei, 7mo Dan, Taiwan/Ecuador, 2009